RESPOSTA A LA CARTA DEL SR. J. VALDERRIBAS A EL MUNDO:

Apreciado Sr.  Vaderribas,

Vaya por delante que mi simpatía por los ignorantes  prepotentes y los chulos castizos es la misma, es decir, ninguna.  Puestos a buscar “adversarios”, usted, con su prepotencia, incultura  y desfachatez me va como anillo al dedo. La gente como usted y los  de ETA son dos caras de la misma moneda. El nacionalismo español ha sido siempre ofensivo e imperialista, es decir, criminal, como el de  ETA. Ustedes, adversarios nacionalistas españoles, se piensan que España es el centro del mundo y que los que no son castellanos recios y vascos fornidos, son unos cagados y unos comemierda. Lo más grave es que se lo dejen escribir en un medio de comunicación público.

Veamos, si usted tuviera dos dedos de frente, debería  ser más riguroso con la historia y no trepanar las mentes blandas de  sus compatriotas con falsedades. Los catalanes no existíamos en la  época de los fenicios, ni en la romana, ni prácticamente en la visigoda.  Tampoco existían los castellanos, ni mucho menos los  españoles. En cuanto a los vascos, no lo tengo claro (¿podríamos decir que eran los íberos?). De hecho, los catalanes existimos, como  nación, desde el año 865 aprox. Llegamos a ser una gran nación hasta el año 1412, cuando  desgraciadamente se extinguió la dinastía catalana con el último rey Catalano/Aragonés, Martí L’Humà. En el Compromiso de Caspe, las Cortes Catalanas decidieron (equivocadamente) pasar a una dinastía castellana con la condición de que ésta respetara las leyes e instituciones de Catalunya, representadas por la Generalitat.

Está claro que la mente castellana no estaba preparada para respetar acuerdos, y por lo que  veo, no lo estará nunca. Desde entonces han tratado sistemáticamente de violarlos. Si esto se lo hiciéramos nosotros a ustedes, nos llamarían traidores, innobles y nazis, pero como son ustedes quienes lo hacen, se quedan más tranquilos si piensan que nos dejamos prostituir por dinero. Esto me lleva a pensar en su obsesión por que nosotros sólo pensamos en el dinero. Tienen ustedes además la virtud de vomitar lo primero que les viene a la cabeza, y como uno de sus principales defectos es la envidia, nos achacan constantemente que sólo pensamos en el dinero (lo mismo que les pasa a los judíos en otras partes). Esto viene de la época en que, después de haber expoliado las Américas, su declive les llevó a morirse de hambre y se dieron cuenta de que tenían unas “provincias” periféricas donde curiosamente, por no haberlas dejado ir a saquear las Américas (esa es su mentalidad), se lo habían tenido que currar en su país, creando riqueza de la nada con su industria floreciente.

Pues bien, a pesar de lo que les asqueaban los industriales catalanes “por su afán por el dinero”, no les asqueaba emigrar a su país  para ganárselo y mucho menos recibirlo de los impuestos que con habilidad fenicia gestionaban (para sus batallitas y dispendios en la Villa). Otros países como Holanda, Inglaterra, Italia, etc., hacían  (y hacen) lo que hacíamos (y hacemos) los catalanes. Parece que ellos tienen todo el derecho del mundo de hacerlo, no así los catalanes ni  los judíos.

Hablando de batallas, decirle, adversario inculto, que la que perdimos en 1714, o mejor dicho, la que ganaron  ustedes, gracias a su gran “bravura y arrojo”, se debió a que Inglaterra nos traicionó. Resulta que el Archiduque Carlos, nuestro candidato a heredar el trono de Carlos II, heredó durante la  contienda la corona de Austria, y por tanto, al equilibrarse  las fuerzas en Europa, Inglaterra decidió abandonar a su suerte a  los Catalanes – Tratado de Utrecht 1713 -, con quienes habían pactado  una alianza (aunque se quedaron Menorca y Gibraltar*). El ejército castellano-francés tardó dos años en entrar en Barcelona, después de  sitiarla por mar y tierra.

Si los catalanes, como usted insinúa, eran  una panda de cobardicas, el ejército castellano-francés, con unos  medios y efectivos infinitamente superiores, debía ser un enjambre de mariquitas. Gracias a esto, el castellano, que a partir de entonces  pasó a denominarse español, se impuso en Cataluña.

Han pasado  casi 300 años, y los catalanes seguimos pesados, erre que erre, con  nuestro idioma y ganas de autogobierno. Somos un caso único de supervivencia en Europa (y tal vez en el mundo). Otros  imperios colonizadores como Inglaterra o Francia, no tienen casos  parecidos en sus dominios. A ustedes les gustaría ser como ellos,  pero nunca lo podrán ser. Simplemente por que son una panda de chapuzas como Zapatero o Trillo, prepotentes como Aznar o Rajoy y creídos como Piqué, Alicia Sanchez Camacho, Xavier Garcia Albiol, Albert Rivera o Jordi Cañas, que nunca podrán convencer a un nacionalista catalán. Seremos siempre su  grano en el culo, incluso cuando hayan acabado con los  Etarras.

*A ver si hay “güebos” de tomar Gibraltar como islote del Perejil, ¡machotes!. Y es que en el fondo sois unos cobardes que sólo os atrevéis cuando lo tenéis claro.

Som i Serem!

Jordi  Net

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s